Artículo de la revista Universo Holístico Enero’20 sobre la REFLEXOLOGÍA CONSCIENTE

Hablar de Reflexología Consciente es hablar de nuevo enfoque holístico en el plano de las terapias complementarias. Durante años he utilizado en mi consulta la reflexología podal energética e impartido talleres anuales de esta formación. A lo largo de todo este tiempo, me he dedicado a profundizar tanto en mis conocimientos de la técnica como en la forma de abordar la terapia para que el paciente que se tumba en la camilla y nos ofreces sus pies, participe activamente de su propio proceso curativo y se abra a experimentar los procesos mentales, físicos o emocionales que se quedaron como una huella en el cuerpo, por no saber gestionarlos en el momento en el que fueron vividos.

En muchas ocasiones la persona que solicita una sesión de Reflexología Consciente no sabe muy bien la forma en la que se desarrolla este método. En primer lugar manteniendo una conversación con nuestro paciente le pedimos que tome conciencia de su cuerpo físico y que nos comuniquen cualquier molestia reciente o de larga duración que estén padeciendo. Por lo general hay una o dos zonas del cuerpo que son las que requieren más de nuestra atención para que comencemos a trabajar en ellas. En otras ocasiones la dolencia ha estado tanto tiempo alojada en el cuerpo que ni siquiera somos conscientes de tenerla.Es como si la hubiéramos integrado como parte de nuestra vida y nos hayamos resignado a padecerla, creyendo que es una condición que no puede ser solucionada por ninguna de las vías que hemos probado.

Después de hacer una especie de escáner mental del cuerpo físico, preguntamos a nuestro paciente como se encuentra en el plano emocional, y posteriormente indagamos sobre la actividad de su mente.Una vez tenemos todos estos datos, comenzamos el calentamiento que es íntegramente energético pero a través del estímulo físico. Esta acción nos permitirá preparar los tejidos y los órganos reflejos para más adelante comenzar nuestro trabajo con precisión y profundidad.

A continuación el sistema nervioso y la columna seguirán abriéndonos paso, para llegar a percibir con mayor claridad en qué partes del cuerpo se han alojado todas esas emociones o sentimientos que no se pudieron o no se supieron gestionar en el momento que fueron experimentados. La zona de la médula a nivel reflejo nos aporta una información increíblemente detallada de como se encuentran todos los sistemas, es decir, su trabajo es un elemento indispensable para comprobar que la información aportada por el paciente es la correcta y para que se nos revele la otra información, más importante que la anterior si cabe, que permanece enterrada en lo más profundo del inconsciente.

Los pies son un excelente método de diagnóstico, y según toda las experiencias empíricas que he tenido durante años, he podido observar una y otra vez que cualquier dolencia alojada en el cuerpo siempre encuentra su correspondencia refleja en la zona del pie donde se sitúa.

Una vez terminados los pasos anteriores comienza en realidad la parte esencial de este método, que es pedir a la persona que esté muy presente en su cuerpo, en sus sensaciones físicas, en cualquier imagen mental o recuerdo del pasado, en cualquier emoción o sentimiento que pueda surgir cuando estamos estimulando las zonas de dolor o de bloqueos.

En muchos casos la respuesta no se hace esperar y la persona comienza a recordar algún episodio de su vida, básicamente del periodo de la infancia, en la que va describiendo una situación vivida que en su momento les produjo un dolor, tristeza, ira o sufrimiento que no supieron como gestionar. Llegado este momento le pedimos a nuestro paciente que esté muy presente en esas emociones que están surgiendo aunque sean desagradables. El modus operandi de la mayoría de los seres humanos en querer salir huyendo en el preciso instante en el que comenzamos a conectar con esas sensaciones que nos producen ese malestar tan desagradable. Pero en realidad en ese preciso momento es donde se esconde la potencialidad de la sanación y en muchos casos de la curación permanente de ciertas dolencias crónicas y/o físicas.

A partir de ese momento lo que sucede siempre es inesperado, es decir, el cuerpo comienza a reaccionar al estímulo y a la consciencia aportada en ese momento por el paciente y el terapeuta. El resultado es que el patrón energético somatizado en los tejidos comienza a movilizarse bajo la observación consciente del paciente y el estímulo preciso del reflexólogo. La energía liberada busca una vía de salida y de expresión y en cada caso la encuentra en zonas muy diferentes y dispares del cuerpo.

Una vez liberada la energía contraída, la persona experimenta una expansión y una profunda paz como consecuencia de haberse liberado del control que ejercía la mente subconsciente sobre esa emoción inexpresada y no vivida.

Os animo a vivir la experiencia por vosotros mismos y descubrir el potencial sanador de la conciencia, las manos del terapeuta y la ancestral sabiduría de nuestros pies.

Elena Marín
Autora del libro Reflexología Consciente – Un mapa hacia el infinito
www.elenamarin.soy

¿En que consiste la liberación emocional? Escuela de Reflexología Consciente

Dentro de la Reflexología Consciente, he desarrollado un masaje especifico para aquellas personas que puedan solicitar nuestra ayuda debido a síntomas psicosomáticos relacionados con su mundo emocional.

La medicina psicosomática es una ciencia que acepta que el estado mental, las emociones, las situaciones desagradables, los conflictos no resueltos y las relaciones interpersonales desequilibradas inducen al desarrollo de problemas físicos y/o enfermedades. Todos sabemos los impactos que el estrés prolongado o las emociones fuertes tienen en nuestro sistema, que casi siempre afectan nuestro sistema digestivo. También se sabe que el estrés a largo plazo puede afectar y desequilibrar nuestro sistema hormonal. En nuestra cultura popular hay muchas alusiones a este hecho. Las expresiones “se me hace un nudo en el estómago”, “llevo todo el peso sobre mis hombros”, “me pone del hígado”, etc son un fiel indicador de la relación existente entre el cuerpo y las emociones.

Las emociones tienen un impacto en nuestro cuerpo, así como los problemas físicos afectan nuestro humor. Si por ejemplo una persona se siente asustada por no encontrar trabajo todo su cuerpo se bloquea, los hombros se caen, la expresión de su cara cambia y seguramente transpire más de lo normal.

Durante años he podido observar cómo al tocar ciertas zonas en los pies se producen liberaciones emocionales de un rango muy diferente según las personas a las que realizo la reflexología. Poner a una persona en contacto con sus emociones bloqueadas a través del contacto con sus pies ha resultado ser una terapia de gran valor a la hora de hacernos conscientes del dolor que acumulamos, no solo físico, sino a nivel del alma. Todas las situaciones vividas a lo largo de nuestra vida se han quedado impresas en los tejidos de nuestro cuerpo, y con paciencia y respeto es posible desalojarlas con plena consciencia por parte del paciente y del terapeuta que lo asiste.

Para ello he desarrollado el «Masaje de Liberación Emocional» donde trabajamos el pie en su totalidad, desde la base hasta los dedos, soltando a través de la estimulación profunda del tejido y del tacto terapéutico, todas aquellas zonas del cuerpo que se reflejan en los pies y que nos están indicando donde se han alojado durante largo tiempo, esas vivencias que no hemos sabido gestionar.

La clave de todo el tratamiento es conectar al paciente con su Hara, su centro inferior y su conexión con la tierra y consecuentemente con su humanidad. Además de un trabajo exhaustivo sobre los tres centros energéticos principales del cuerpo, introducimos el trabajo de liberación del músculo psoas perteneciente a la zona media del pie y responsable de la unión entre la parte superior e inferior del cuerpo humano, también llamado “el músculo del alma”. El psoas tiene una connotación muy profunda a nivel emocional, y su trabajo suele ir acompañado de una liberación duradera de patrones que en muchas ocasiones pueden llevar años bloqueados en él.

Cuando llegamos al centro energético superior y zona de metatarsos y dedos en los pies, efectuamos un masaje de relajación manual y energético del nervio vago, íntimamente relacionado con el sistema parasimpático humano, con la relajación y con el “modo sanación” de nuestro organismo. El nervio vago es la puerta de acceso al mundo emocional reflejado en los pulmones, el diafragma, el esternón y todo lo relacionado con el corazón (plexo cardíaco, pericardio, timo y corazón emocional).

Durante todo el recorrido vamos conectando puntos energéticos clave en el pie, para la reorganización de los sistemas y consecuentemente de la psique del paciente. La conclusión del masaje llega con el contacto con el punto de calma situado en el dedo central de cada pie y con la conexión del eje pineal/corazón/Hara. Este eje es el Axis -Mundi, la conexión cielo-tierra y la vía de expresión natural de cualquier ser humano.

Escuela de Reflexología Consciente